Categorías
Inventario

Inventario Américo 2021

Como esos hilos de Twitter, pero sin límite de letras

1. Final Fantasy VII

Un eterno pendiente que este 2021 por fin ha dejado de serlo. Me daba un poco de miedo enfrentarme a él por el tema de las expectativas, aquello de estar viendo cómo pasan los créditos y pensar «pues no era para tanto», pero hay nada de eso en Final Fantasy VII. Desde luego es necesario verlo dentro de su contexto, pero aun así me ha encantado. Como observación, debo decir que es un viaje que, creo, se disfruta mejor con la compañía de un amante de la obra. Es una buena forma de compartir impresiones a medida que avanza la trama y de aclarar situaciones donde su icónica traducción puede dejarnos con la ceja arqueada.

(Square Enix, 1997)

2. Arrog

Un juego chiquitito pero bien pulido. Su narrativa, poética y muy basada en el uso de los colores, pretende transmitir un mensaje de esperanza ante la muerte. Si os interesa saber un pelín más sobre él, podéis leer mi opinión de la obra por aquí, y si no, simplemente jugadlo. En treinta minutos, esta pildorita narrativa transmite una paz y una calma que, estando como estamos, sientan realmente bien.

Arrog 尘归尘 :: FREE Steam Key - SteamUnlock.com
(LEAP Game Studios, 2020)

3. Final Fantasy VII Remake

A esperas de ver cómo enfocan las próximas entregas, la senda que han tomado me parece la mejor forma de reamkear Final Fantasy VII. El juego recrea algunas escenas con una fidelidad que quita el hipo e inunda tanto ubicaciones como personajes con una personalidad y un carisma que en el original solamente se intuían. Por supuesto algunas partes se resienten al alargar un tramo que inicialmente duraba apenas seis horas, pero aún así admiro la valentía de añadir cambios y de jugar con el conocimiento y las expectativas de los fans. Tifa, te amo. Barret, eres mi padre. Nomura, no la líes por favor.

final-fantasy-vii-remake - Sopitas.com
(Square Enix, 2020)

4. Ghost of a Tale

Aventura de sigilo donde el protagonista es una de las criaturas más adorables que recuerdo haber controlado en años. Tilo, el ratoncito, es chiquitín y está indefenso ante una fortaleza infestada de ratas, así que debe usar su inteligencia para suplir su incapacidad física y conseguir salir de allí. Jugablemente tiene buenas ideas y visualmente es breathtaking, pero por desgracia los fallos técnicos juegan bastante en su contra (podéis leer un articulillo sobre el juego haciendo click por aquí).

Comunidad Steam :: Ghost of a Tale
(SeithCG, 2018)

5. Teratopia

La verdad es que llegué a él sin expectativas, pensando en jugarlo de forma mecánica para analizarlo en DeVuego Latam (una web guapísima, por cierto), pero lo cierto es que me ha sorprendido muy positivamente. Con un avance similar a los dungeon crawler más clásicos y una mecánica de invocar a secuaces al más puto estilo Pikmin, ofrece variedad de situaciones y enemigos, enfrentamientos muy satisfactorios contra jefes y, por encima de todo, diversión en estado puro.

Teratopia Game GIF - Teratopia Game Indie - Descubre & Comparte GIFs
(Ravegan, 2021)

6. Melon Jorney

Leí en la EDGE un avance de la secuela y me dieron muchas ganas de probar esta primera parte. Es un jueguito sencillo, sin lecturas complicadas y muy wholesome. Interactuar con los habitantes del pueblecito de erizos donde se ambienta el juego transmite una mezcla de entrañabilidad y melancolía en la que me quedaría a vivir. Además, tiene unas ciertas vibes de los Hamtaro de GBA, y eso es algo a lo que este humilde redactor no puede resistirse.

(Froach Club, 2012)

7. The Legend of Zelda: The Minish Cap

En un intento por empezar a zanjar mi eterna deuda con la saga Zelda y atraído por su estilo artístico, me lancé con the Minish Cap. Me ha sorprendido muchísimo la lógica de algunos puzles, la realidad con la que plantea algunos de sus enigmas. Por otro lado, también me fascina la robustez y lo infalible de la jugabilidad de los Zelda, y cómo sigue funcionando perfectamente igual que el primer día. Mención especial a los ruiditos que hace Link, que son de lo mejor que he escuchado jamás.

(Flagship, 2005)

8. Tiny Echo

Para un posible texto que me sobrevuela la cabeza he empezado a jugar a la obra de Might and Delight, comenzando por Tiny Echo. Se trata de una aventurita gráfica donde tenemos que buscar a trece personajes y entregarles una carta. Tanto los escenarios como los personajes están dibujados a mano, y eso sumado a la animación tan suave que tiene le da un aura de vida encantadora. El ritmo pausado, los sonidos ambientales y la ausencia de interfaz lo hacen una experiencia muy muy wholesome (parece que últimamente solo juego a cosas así, pero yo qué sé, un poquito de calma dentro de la tormenta es de agradecer).

(Might and Delight, 2017)

9. The Wolf Among Us

Como primer contacto con la obra de Telltale Games, me ha parecido un formato muy agradecido para contar una historia que engancha fácil. Los protagonistas derrochan carisma, en parte por el buen guion pero sobre todo por la magnífica interpretación de los actores de doblaje. (Hot take: según he leído, la poca importancia de las decisiones fue criticada en su día. Aunque entiendo las quejas, a mí me ha gustado que permita rolear como Bigby Wolf sin preocuparte por sacar el final bueno. Los árboles de decisiones me agobian.)

(Telltale Games, 2013)

10. Hyper Light Drifter

Lo he jugado en varias plataformas, pero esta vez me apetecía probarlo en Switch, y debo decir que sigue siendo de mis títulos preferidos. Un viaje a través de un mundo que es solo un recuerdo de lo que en su día fue, con un aura de desesperación y de esperanza perdida que me enamora. Los combates tienen mucha chicha y, con una devoción por la superación heredada de la saga Souls, plantea enfrentamientos donde cada espadazo puede ser decisivo.

(Heart Machine, 2016)

11. Gorogoa

Gorogoa es una prueba irrefutable de que los puzles no solo son una mecánica de juego, sino que también pueden ser un medio narrativo. A través de unos rompecabezas de lógica y basados en la realidad del mundo que introducen, ofrece ingenio constante y formas nuevas formas de emplear sus mecánicas constantemente. Es complejo de explicar, pero muy sencillo de entender, así que lo recomiendo sim dudarlo. Una vez más, Annapurna demuestra su buen ojo.

(Buried Signal, 2017)

12. Little Nightmares 2

Lleva hasta el extremo la mentalidad de if it’s not broken, don’t fix it, para lo bueno y para lo malo. Repite el diseño visual y de niveles, así como la ambientación grotesca que tan bien le funcionó en su primera entrega, pero añadiendo pequeñas mejores y algún que otro cambio en el gameplay. Todo el conjunto resulta en un juego que aunque tiene sus cosillas, funciona que da gusto. Desgraciadamente, ese continuismo también hace que a penas sorprenda, cosa que era gran parte de su esencia en la primera entrega.

Lo analicé para Gameno, y podéis leerme justo aquí.

(Tarsier Studio, 2021)

13. Pokémon Cristal

A ver, es un Pokémon, o sea que cero sorpresas. Aun así, debo reconocer que no lo jugaba desde hará como 15 años y lo recordaba con algo más de chicha. Supongo que lo que ha cambiado no es tanto el curso del río como el hombre que se baña en él.

En cualquier caso, para los curiosetes, mi dream team es: Feraligatr, Victreebel, Snseasel, Gyarados, Arcanine, Suicune.

(Game Freak, 2001)

14. Uncharted 2: El reino de los ladrones

El Uncharted bueno, dicen. Y si bien solamente he jugado a los dos primeros, cierto es que supone un cambio considerable respecto a la precuela. Un torrente de acción desenfrenada, con un ritmo bastante bien llevado y disonancia ludo-narrativa a mansalva. Dicho esto, creo que la situación requiere hacer dos aclaraciones: 1. team Elena a muerte 2. Menos Nathan y más Tenzin.

(Naughty Dog, 2009)

15. The Milky Way Prince – The Vampire Star

Vale, aquí hay temita. The Milky Way Prince es una visual novel que habla sobre las relaciones tóxicas, sobre cómo otras personas pueden afectar a nuestra autoestima y sobre otros temas importantes de salud mental. El tratamiento que hace de todo esto es bueno, siempre desde el respeto, y su maravillosa localización facilita muchísimo empatizar con el protagonista. Sin embargo, debo decir que es un juego duro. Aunque no aparecen escenas visualmente impactantes, lo que dicen algunos personajes, y sobre todo la forma en la que lo dicen, puede ser complicado de asimilar si no estáis en un momento de estabilidad emocional o si habéis salido de una relación recientemente.

Total, que el juego es bueno y que defiendo a muerte este tipo de obras, pero que cuidadín con él. Cuidaos mucho, peñíscola.

(Santa Ragione, 2020)

16. Remnant: From the Ashes

Popularmente conocido como Dark Souls con pistolas, este apelativo define a Remnant bastante mejor de lo que podría parecer en un principio -sobre todo teniendo en cuenta la existencia de Bloodborne-. El equilibrio que establece entre mecánicas de soulslike e infiltración es muy satisfactorio, y a diferencia del exclusivo de FromSoftware para PS4, que utilizaba las armas de fuego como una evolución del escudo en la saga Souls, este centra el core de su combate en los disparos. Además, termina de sazonar la receta con algunos factores de aleatoriedad, más propios de los roguitos, que sorprendentemente le dan un toque de frescura muy agradecido. La historia es un poco chapa, pero los headshots compensan bastante.

(Gunfire Games, 2019)

17. Kentucky Route Zero

¿Sabéis esas experiencias que sentís que ni con todas las palabras del mundo seríais capaces de describir? Pues eso es Kentucky Route Zero. Una obra transgresora, que habla sobre (y denuncia) las preocupaciones de una sociedad incapaz de avanzar tan rápido como el capitalismo que la rige. Trágica, misteriosa, tierna y fantasiosa, reafirma los videojuegos como medio definitivo para contar historias, y lo hace con una trama, unos personajes, y unos recursos que sin duda aparecerán en los libros de texto de generaciones futuras. No quiero decir nada demasiado concreto porque os merecéis sorprenderos con todos los trucos que esconde bajo su manga. Jugadlo, joder. Y, cuando lo terminéis, buscad artículos y textos sobre él.

(Cardboard Computer, 2013-2020)

18. Steven Universe Salva la Luz

Es una aventurita de los protagonistas de la serie que, con un guion y un humor calcados a los de la obra original y un estilo de combate a lo Mario & Luigi, se hace súper ligerita y agradecida. A veces viene bien jugar a algo majete y sin muchas pretensiones tras terminar un juego más denso, y si a todo eso le sumas una OST maravillosa y las voces originales del doblaje en inglés, pocas opciones se me ocurren mejores que esta. Por todo esto, también es el juego ideal para los que se quedasen con ganas de más Steven Universe al terminar la serie. Resumen: Rebecca Sugar es mi padre.

(Grumpyface Studios, 2017)

19. Mario Super Picross

Pienso lo mismo que Kenny, así que os reconduzco a la primera entrada de su inventario. Aquí encontraréis picross a cascoporro, y algunos bastante laboriosos, así que preparad una buena lista de reproducción con musiquita lo-fi o algún episodio pendiente de vuestro podcast preferido, y a ello.

(Ape Jupiter, 1995)

20. Naruto Ninja Council

Un juego de Naruto donde te mandan misiones contrareloj de matar serpientes en el desierto o murciélagos en una cueva. Nada, ni lo intentéis. Como idea ya huele mal, pero como juego se desenvuelve todavía peor.

(Tomy, 2007)

21. Final Fantasy IX

Es muy complicado hablar de Final Fantasy IX, porque realmente cuanto menos se sepa de él al empezarlo, más se disfruta. Me gusta, eso sí, cómo maneja el ritmo de sus escenas, tanto a corto como a medio plazo, con recursos prestados de otros medios que le sientan de maravilla. Y me flipa la delicadeza con la que nos introduce su mundo y la profundidad de sus personajes, tanto protagonistas como secundarios. Todos, de una forma u otra, sirven al juego para desarrollar su mensaje central y para hablar sobre el sentimiento de querer pertenecer y sobre el sentido que le damos a nuestra vida.

Maravilloso juego, mejor regalo de cumpleaños (gracias, Keno <3).

(Squaresoft, 2000)

22. What Remains of Edith Finch

Cada cierto tiempo me da por ahí y vuelvo a jugarlo, pero siempre que lo termino me sigue pareciendo tan increíble como la primera vez la potencia narrativa de este juego. Habla sobre la magia de contar historias y de aquello que queda de nosotros cuando nos vamos para siempre, y lo hace de una forma inmejorable. Empiezas una nueva partida, el juego rebosa creatividad durante dos horas, y luego termina con un final que me pone un nudo en la garganta siempre que lo recuerdo. Simplemente maravilloso.

(Giant Sparrow, 2017)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *